mm_journal_016

3 consejos fáciles para mantener el horno limpio

Consejos rápidos

Es el caballito de batalla de tu cocina, el lugar de donde salen tus mejores comidas. Pero por cocinar y hornear tanto, tu horno y las hornallas son un imán para la grasa, la mugre y las manchas de comida. Y no son los sabores que estás buscando. No te preocupes: Te damos tres consejos fáciles para mantener limpios el horno y las hornallas.

1. A fregar al instante

El mejor momento para limpiar el horno y las hornallas es después de cocinar. Una vez que esté frío, por supuesto. Si limpiás la suciedad bastante rápido después de cocinar, la comida no tiene tiempo para endurecer, que es lo que provoca acumulación.

Para limpiar, empezá sacando las rejillas del horno y fregalas con agua jabonosa. También sacá las hornallas y unilas a la sesión de limpieza con agua jabonosa.

Es un buen momento para limpiar la parte superior y las perillas. Pueden ponerse grasosas y pegajosas por toda la comida que manejamos, así que siempre conviene fregarlas muy bien. Sacá las perillas tirando de ambas direcciones y saldrán con facilidad. (No te preocupes, es fácil volver a ponerlas.) A fregar, enjuagar y dejar secar todo.

2. Hora de rociar

Usá Mr Músculo® Cocina para rociar las hornallas, el mango del horno y el exterior de la puerta. Luego repasá estas partes con un paño limpio. Los limpiadores de Mr Músculo® están formulados para romper la grasa, para que limpiarla sea mucho más simple.

Si tenés un horno autolimpiante, dejá que esa función haga el trabajo pesado por vos de ahora en más. Asegurate de seguir las instrucciones del fabricante.

Si tu horno no es autolimpiante, rociá el horno frío con un limpiador de horno, siguiendo con cuidado las instrucciones del envase. Concentrate en las zonas quemadas o manchadas para lograr una mejor limpieza, pero asegurate de rociar por todos lados para un mejor resultado. Una vez que el limpiador de horno se haya asentado en la superficie interna durante el tiempo que indica el envase, remové la suciedad con un paño.

3. Prevení la mugre

Una vez que quede como nuevo, podés seguir estos pasos para evitar que se acumule mugre. Poné una bandeja en la parte inferior para atrapar derrames de comida y grasa dentro del horno. Utilizá una pantalla protectora para que no se ensucien las hornallas mientras salteás la comida favorita de tu familia. Estos pasos harán que tu próxima limpieza sea mucho más fácil.