mm_journal_012

¿Cómo limpiar los artículos de limpieza?

Conceptos básicos de limpieza

¿Cómo limpiar los elementos de limpieza? ¿En serio? Los elementos que usamos para limpiar, terminan llenos de suciedad, grasa, polvo y moho. Para limpiar tu casa de una forma más efectiva, hay que lavar o refregar bien estos elementos de vez en cuando.

Esponjas de cocina

Se supone que las esponjas remueven manchas y gérmenes. Pero a veces, la esponja los absorbe y termina esparciendo la suciedad. Para evitar limpiar con esponjas sucias, existe un método fácil y efectivo para sanitizarlas: Mezclá partes iguales de agua y vinagre y remojá por cinco minutos. ¡Y listo!

CONSEJO MÚSCULO:
Meter la esponja mojada en el microondas en potencia alta por dos minutos mata el 90 % de los gérmenes.

Lampazos

Es importante limpiar el lampazo después de cada uso. No hacerlo significa que podrías esparcir grasa, suciedad, gérmenes y bacterias por todo el piso. Por suerte, la mayoría de los lampazos tienen cabezales removibles muy fáciles de limpiar.

Si tenés un cabezal de lampazo que se pueda meter en el lavarropas, asegurate de enjuagarlo en agua caliente para sacarle los restos sueltos antes de lavarlo. Escurrí el agua y repetí. Después podés meterlo en el lavarropas.

Si el cabezal del lampazo no es apto para lavarropas, el primer paso es simplemente enjuagarlo en agua caliente. Después, remojá el cabezal en una solución de partes iguales de agua caliente y vinagre por 15 minutos. Por último, asegurate de escurrir bien el cabezal del lampazo.

Escobas

Las cerdas de la escoba acumulan polvo y suciedad. Para limpiar las cerdas, lavalas con agua tibia y un detergente suave. Enjuagá bien las cerdas y dejalas secar. Lo ideal es que estén hacia arriba en este proceso.

Limpiar baldes

Escurrimos las esponjas y los trapos en baldes. Metemos los lampazos en ellos. Con el tiempo, los baldes se ensucian bastante, e incluso pueden oler mal. Para erradicar la mugre y el olor, enjuagalo con agua fría y después mezclá una parte de vinagre y una parte de agua en el balde y dejalo reposar entre 5 y 6 horas. Volcá la solución y enjuagá el balde. Repetí si el balde todavía huele mal.